APDPUR: EL COMIENZO

La Asociación de Periodistas Deportivos de Puerto Rico (APDPUR) fue organizada en 1991 por un grupo de periodistas liderados por Marvin Fonseca. Luego de estudiar y reunir a un nutrido conjunto de colegas con el interés de buscar la confraternización y el mejoramiento profesional, Fonseca fue electo como primer presidente del gremio. La primera junta de directores estuvo compuesta por Roberto Arias, Albert Cruz, Lissette Santiago, Raymond Pérez, Wayka Pagán, Johnny Flores, Eddie Jové y "Pachy" Rodríguez. Su propósito inmediato era unir a los miembros de la prensa deportiva por medio de actividades como torneos de golf y de tenis y sesiones de crecimiento profesional.

Dos años más tarde una fémina fue elegida al puesto de presidenta, la arecibeña Ada Jitza Cortés, cuyo término se extendió de 1993 a 1997. Ella fue la primera dama en dirigir una entidad de periodistas deportivos no solo en Puerto Rico, sino también en el ámbito internacional. Cortés fue muy activa en su puesto y llegó a duplicar la matrícula en sus primeros dos años. También fue responsable de incorporar la Asociación bajo las leyes del Departamento de Estado de Puerto Rico.

Cortés además conectó el periodismo puertorriqueño con el internacional gestionando la afiliación con la Association Internationale de la Presse Sportive (AIPS América para América Latina) y con la Federación de Periodistas Deportivos de América. Ella asistió a un congreso de AIPS en Canadá y allí invitó a nuestra asamblea como orador principal a William C. Rohden, columnista deportivo del New York Times.

Durante sus primeros tres años, APDPUR estuvo afiliada a la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO), pero discrepancias con dicha organización surgidas en 1994 motivaron la desafiliación y APDPUR y fue entonces cuando se incorporó como entidad independiente. Luego fungieron como presidentes el ponceño Charlie García (1997-1999), el manatieño Héctor Rubén Aulet (1999-2001), el bayamonés Miguel Frau Ramos (2001-2005, el sanjuanero Edwin Fernández (2005-2009, el cagüeño Ralph Pagán Archeval (2009-2010) y el manatieño Elmer Jiménez (2010-2015). Actualmente preside el sabaneño Hiram Vega Pérez.

Todos estos periodistas que han dedicado su tiempo a timonear la Asociación de Periodistas Deportivos de Puerto Rico son merecedores de alto reconocimiento. A ellos le debemos el desarrollo de esta entidad y el haberla traído hasta hoy de una manera profesional y saludable.

APDPUR: Desarrollo y logros
Durante 24 años APDPUR ha logrado agrupar a la mayoría de los periodistas deportivos de la Isla. En conjunto se ha logrado establecer nuestro nombre en Puerto Rico e internacionalmente. Gracias al esfuerzo y dedicación de nuestros directores hemos instituido un carnet de prensa, siendo este el único otorgado por los gremios de periodistas de Puerto Rico. Esta credencial es reconocida y aceptada por las principales federaciones deportivas profesionales de Puerto Rico.

Nuestra asociación ha tenido participación activa en varios comités y juntas de directores de deportes en el país. Hemos trabajado en el comité seleccionador de los Premios ACES del Museo del Deporte de Puerto Rico y participamos en la primera selección de los peloteros exaltados al Salón de la Fama del Béisbol Latino, ubicado en La Romana, República Dominicana.

Durante más de una década hemos sido responsables del escrutinio de los Valores del Año del Béisbol Profesional de Puerto Rico, gracias a la colaboración de nuestro asociado y expresidente Héctor Aulet.

Durante los últimos cuatro años hemos tenido un representante de la junta de directores de AIPS América y tenemos un miembro en el comité del Departamento de Estado que aprueba las credenciales de todos los periodistas de Puerto Rico. APDPUR cuenta hoy día con más de 150 socios bonafide y 50 de ellos tienen las credenciales internacionales de AIPS.

Nuestra organización celebra reuniones mensuales de la junta directiva y bimestrales de una de las regiones de nuestra membresía. Celebramos una asamblea anual general de socios y una bienal para elegir la nueva junta de directores.

La Asociación consta de seis regiones. Además de COPEDEM, que representa a los socios de la región oeste, también, tenemos las regiones norte, sur, este, central y metro. Cada una tiene un delegado que es elegido durante la asamblea anual. Además, tenemos un delegado internacional.

Para darle apoyo a las actividades de la Asociación, mantenemos una serie de comités constituidos por socios designados. Algunos comités incluyen personas no afiliadas a APDPUR cuando así el comité lo amerite. Los comités activos son: Valores del Año del Béisbol Profesional, Pedrín Zorrilla, Tecnología, Reglamento, Educativo, Asamblea, Legal e Internacional.

Desde sus comienzos, la Asociación ha ofrecido seminarios y talleres de periodismo deportivo para mantener actualizado el profesionalismo de los miembros. Entre los que se han presentado están los titulados Redacción, Narración de Béisbol, Procedimientos Parlamentarios, Periodismo Deportivo, Aspectos Legales en el Periodismo, Box Score y Reglas del Béisbol, Internet y Locución.

Para mejorar la comunicación entre los periodistas deportivos del país, la Asociación ha establecido un directorio de miembros. Mediante el directorio se ha establecido una base de datos personales y profesionales de todos los socios. Esta información se ha venido actualizando durante los últimos siete años para adaptarla a la realidad tecnológica contemporánea. Eso ha incluido añadirle direcciones de correo electrónico y redes sociales, nombres de sedes de Internet de sus medios, etc. El directorio es el centro que vincula la comunicación entre toda la matrícula.

Durante los últimos diez años nuestra matrícula ha aumentado en un 228 por ciento, de 70 socios en el 2005 a casi 160 actualmente. En cuanto a nuestra participación en AIPS América, hemos alcanzado los 50 socios, representando una tercera parte de nuestra matrícula y haciéndonos el sexto país de mayor membresía en esa organización. AIPS América alberga 26 países del continente.

Además de la membresía regular de socios, APDPUR tiene membresía vitalicia para aquellos compañeros que hayan laborado más de 35 años en el periodismo deportivo y membresía para estudiantes de periodismo.

APDPUR integra narradores, comentaristas, reporteros, fotoperiodistas, columnistas y editores de ambos sexos que trabajan en la prensa escrita (periódicos y revistas), radio, televisión e Internet y fomenta entre ellos el uso máximo de los medios tecnológicos.

"El periodismo es una pasión insaciable que solo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad".  -- Gabriel García Márquez


LA PRENSA DEPORTIVA EN LA NACIÓN PUERTORRIQUEÑA

Cortesía de Reynaldo Millán

La prensa deportiva en la nación puertorriqueña Por Reinaldo Millán El periodismo en Puerto Rico tiene dos siglos. El deporte, como lo que conocemos hoy, es un producto de la industrialización, es decir tiene unos cien años. Lo que antes se caracterizaba como deporte es lo que hoy se denomina recreación.

Nuestros periódicos, en tiempos del dominio de España, recogían informaciones relacionadas con la Política, la Economía y la Cultura. Aunque el hipismo data de 1849 no es hasta que se fundan los primeros hipódromos en 1882 en Ponce y San Germán, que comienzan las competencias de jinetes en las Fiestas Patronales, que nuestros medios comenzaron a publicar notas relacionadas con esta actividad. Mientras en España y Francia se fundaron medios para la divulgación de noticias sobre el entusiasmo que generaron el hipismo y el ciclismo, en Puerto Rico, no es hasta julio de 1897 que surge en San Juan el periódico El Sport.

Hasta ese momento solo El Boletín Mercantil, La Correspondencia de Puerto Rico y la Democracia destacaron en sus crónicas el impacto del hipismo. El Sport, publicado en julio de 1897, duró poco y con el cambio de soberanía dos años después, el hipismo se tornó en una actividad intermitente, con más bajas que altas. Deportivamente, Puerto Rico enfrentó como una especie de congelamiento deportivo hasta 1906 cuando un grupo de inversores decidió construir un hipódromo en la Parada de Santurce. La Correspondencia, el día de la inauguración del hipódromo, reportaba que ¨el sport de las carreras de caballos es uno de los más elegantes y cultos¨, y agregaba como una coletilla puntillosa el siguiente cuestionamiento: …de ahí el que en todos los países civilizados se le de gran importancia?.

Con el cambio de soberanía a causa de la invasión relacionada con la Guerra Hispanoamericana de 1898, el béisbol tomó auge, aunque ya se practicaba desde 1895 en la isla, especialmente por marinos cubanos y antes de que el General Miles pronunciara su famoso discurso de Ponce. Es interesante que la prensa deportiva de principios de siglo XX recogiera las controversias surgidas entre las novenas americanas y las boricuas. Había un cronista de La Correspondencia que firmaba con el seudónimo de Juan Bate, que escribía notas puntillosas y críticas sobre cómo se organizaban las ligas, especialmente por la pobre distribución de los recursos proveniente de la recaudación por la venta de entradas. Ese Juan Bate podría ser un anticipo del "Pichipén" de Luis Varela o de Eliot Castro o Rafa Bracero. Y es que el cronista deportivo tiene una libreta de denuncia y una credencial de árbitro de la opinión pública. La neutralidad no es una cualidad sino un acto de complicidad para el cronista deportivo.

El atletismo fue un deporte que comenzó a organizarse en Puerto Rico en 1902 desde el Departamento de Instrucción Pública y es famosa la competencia de 1906 en el que participó la legendaria Ponce High y la Central High. El Águila de Ponce dio gran prominencia a ese evento. Y ese fue uno de los eventos que tal vez cambió la trayectoria de la prensa deportiva. De ahí en adelante las páginas de deportes eran de mayor espacio y extensión. Con la fundación de El Día, El Mundo y El Imparcial, la crónica deportiva tomó auge y surgieron los escritores de deportes que muchos esperaban. Don Rafael Pont Flores fue uno de ellos. Con su columna ´En broma y en serio¨, deleito a miles, decenas de miles, con sus elegantes, coherentes y armoniosas columnas que describían lo que veía desde donde podía ver. Don Eilio E Huyke hizo una contribución enorme desde el punto de vista de la documentación fílmica e histórica, mediante el rescate de películas relacionadas con el deporte.

Los diarios siempre tienen su espacio para los deportes. Tanto los reportajes de El Nuevo Día, El Vocero, Primera Hora y el Daily Sun son esperados por los fanáticos, mientras Claridad guarda un espacio semanal para que Eliot Castro y sus colaboradores nos presenten análisis y crónicas con profundidad y sentido estético. No se puede olvidar el nombre de Jaime Córdoba, uno de los mejores cronistas de béisbol. Son muchos los países que cuentan con más de un diario de deportes, Puerto Rico no está en ese listado porque los lectores se sienten bien servidos con el producto que le presentan sus periódicos con secciones fijas de deportes que pueden superar las 10 páginas.

Con la llegada de la radio se potenció la importancia de los deportes, con programas de comentarios y luego con transmisiones diferidas, más tarde con eventos en directo. Todavía se recuerda a Don Manuel Rivera Morales, ¨Don Apúntelo¨, narrando un juego diferido entre Puerto Rico y Yugoslavia. Del mismo modo, en el béisbol, Buck Canel, Felo Ramírez, Gabriel Castro en Mayagüez y Wito Morales en Ponce, dejaron pegados en los oídos de los entusiastas del deporte sus alegres, enérgicas y fantásticas narraciones. Con la llegada de Ramiro Martínez, se revivió la pauta del compendio deportivo y el microprograma, con música, sonidos y hasta silbidos para anunciar los resultados deportivos. De 1950 a 1990, proliferaron los programas deportivos, tomaron auge en 1966, 1974, 1979 y 1993 con los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Mundobasket y los Juegos Panamericanos. Al iniciar el nuevo siglo, la cantidad de programas radiofónicos ha disminuido, destacándose la Descarga Deportiva, el Corillo Deportivo, Mundo Deportivo, Foro Deportivo y Trinchera Deportiva, que debe cumplir sus 40 años de emisión.

Luego vino la televisión y las transmisiones en vivo. Mariano Artau, que en radio había lucido en todas las facetas, se convirtió en un rostro familiar para los entusiastas del deporte así como de los asiduos aspirantes al bolero nocturno. Y nuevamente el hipismo renació con espacios fijos en radio, prensa y televisión. Ernesto Díaz González surgió como el rostro joven del deporte, todavía refleja su jovialidad y elegancia en la narración deportiva. No podemos mencionarlos a todos, habría que hacer una enciclopedia, tal vez un museo, quizá un Newseum deportivo, pero sus textos, sus voces, sus rostros están ahí en la memoria colectiva de los boricuas, del recuerdo permanente de los periodistas que valoramos nuestra historia y nuestra cultura.

La mujer en la prensa deportiva no se puede obviar. Ana Delma Ramírez, Lyssette Santiago y Ada Jitza Cortés, son Bylines y voces que no se pueden borrar. Hay más nombres y más voces que agregaron una visión no tradicional a la crónica deportiva, quizá más humana y menos estadística. La prensa deportiva regional ha contado con columnistas y comentaristas, así como con reporteros destacados. Entre estos se pueden mencionar a Pedro Carlos Lugo, Junior Lugo, Richie Lugo, Pepén Fernández, Raúl Cintrón, Johnny Flores y Pachi Rodríguez, pero por sobre todo José Enrique Ayoroa Santaliz, pionero en la narración de carreras de maratón y profundo cronista de deportes en diversas publicaciones de Ponce y San Juan. Don Germán Rickiehoff Sampayo también fue cronista deportivo.

Pero el periodismo deportivo no ha estado exento de controversias ideológicas. No hay duda que el deporte es una trinchera conservadora, donde el espacio para la creatividad atlética ha sido aplaudido, pero donde ciertamente la práctica reglamentaria y administrativa ha sido muy rígida, donde la política ha sido coercitiva y desde todo punto de vista conservadora. No se puede pasar por alto que Don Juan Juarbe Juarbe fue victima del conservadurismo en los deportes. Por eso es que periodistas deportivos como Elliot Castro Tirado, Rafael Bracero y Luis Varela, de variadas ideologías y enfoques, han marcado el paso en la prensa deportiva durante los pasados 30 años. No solo han cuestionado reglamentos sino que han denunciado decisiones, así como Juan Bate a principios de siglo, pero con mayor cantidad de lectores, oyentes y televidentes, con mayor visibilidad. Por su aportación a la prensa deportiva es que los reconocemos en la Semana de la Prensa 2010.


El autor publica la bitácora "Ventanasur, cuaderno de un cronista del sur". Este escrito, reproducido íntegramente, fue Publicado el 12 agosto 2010.

 
 
CONTACTO:
APARTADO 363366
SAN JUAN, PUERTO RICO
787.612.0757
INFO@APDPUR.ORG
EMAIL WEBMASTER
HISTORIA
REGLAMENTO
JUNTA, COMITÉS, ETC.
DIRECTORIOS
GALERÍAS, BOLETINES, ETC.