Las estudiantes Amanda Brain y Mía López le dan los toques finales al árbol sembrado.

Simón Bolívar, bandera puertorriqueña recordados juntos en Sabana Grande

Por Wallice J. de la Vega

Según dijo George Orwell en su profética obra "1984", "La historia la escriben los vencedores". Ese ha sido el caso de la historia puertorriqueña, cuya instrucción académica tradicionalmente ha obviado momentos cruciales al considerarlos insignificantes. Tal es el caso, por ejemplo, de la intervención de Simón Bolívar en la trayectoria de la lucha por la independencia de Puerto Rico y la relación del insigne venezolano con por lo menos un momento histórico de la isla.

El profesor Ángelo Rivera iza la bandera de Puerto Rico junto con los estudiantes Ángel Rivera, Waleska Rosario, Amanda Brain y Mía López.

"Como relata el General Páez en sus Memorias", dice Sergio Guerra Vilaboy citando al historiador venezolano Luis Chávez Orozco(1), "después de la entrada triunfal de Bolívar en Caracas el 10 de enero de 1827 uno de los principales asuntos de que me habló el Libertador fue el de la libertad de Cuba y Puerto Rico".

Según narra otra parte de la historia, Bolívar estuvo corto tiempo en Vieques en 1816 tras una derrota en Venezuela. Este hecho fue obviado en el libro de texto "Historia de Puerto Rico" (Paul G. Miller), que fue estudio obligatorio del currículo escolar puertoriqueño de 1922 hasta principios de la década de 1950.

Como comisionado de educación del gobierno colonial local bajo Estados Unidos, Miller en su momento fue parte de los vencedores más recientes que escribieron la historia de Puerto Rico. En el "proemio" a su libro, él recalca que "en este libro consta solo lo esensial de la historia de Puerto Rico. Hay muchos acontecimientos que no han contribuído nada". Se debe leer entrelíneas que él, como todo vencedor, decidió cuáles sucesos de nuestra historia son esenciales -- y por lo tanto históricos -- y cuáles no lo son.

Otro hito "no esencial" para Miller fue la Intentona de Yauco, que ha sido catalogado como "la última revuelta mayor contra el domino español en Puerto Rico". Este fallido esfuerzo independendista, orientado a tomar la Plaza de Armas de Yauco y declarar desde allí la independencia de Puerto Rico, se dio 81 años después que Bolívar estuviera en Vieques, 29 años después del Grito de Lares y un año antes de la invasión de Estados Unidos a Puerto Rico. El líder de la intentona fue don Fidel Vélez Vélez, natural del barrio La Torre de Sabana Grande.

Un dato histórico adicional que también aparenta no ser enseñado en nuestras escuelas tiene que ver con nuestra bandera nacional. El diseño actual de la bandera fue concebido en Nueva York por exiliados puertorriqueños del Comité Revolucionario de Cuba y fue usado por ellos desde 1895. Para la fecha de la intentona del 24 de marzo de 1897, en Yauco doña Natalia Vega Vega, esposa de Vélez Vélez, ya había bordado la primera bandera. Ese día fue la primera vez que nuestra bandera subió a un asta en suelo boricua -- en La Torre, Sabana Grande.

¿Qué tienen en común todos estos elementos omitidos en la historia? Todos fueron unidos como tema central de una ceremonia realizada el 24 de marzo en La Torre. Ese día un pequeño grupo de sabaneños se reunió para conmemorar el primer día que ondeó la bandera en Puerto Rico, así como el aniversario 121 de la Intentona de Yauco y a la vez para recordar e inmortalizar la figura de Simón Bolívar y su presencia indirecta en La Torre.

"Sucede que en la tumba de Simón Bolívar había un árbol de tamarindo", explicó el profesor Ángelo Rivera de la ahora cerrada escuela Franklin D. Roosevelt en La Torre. "Gabriela Mistral, la poetisa chilena, se trajo un retollo de ese árbol, se lo entregó a (Pedro) Albizu Campos y con tierra de distintos páises latinoamericanos lo sembraron en Lares en 1932".

La estudiante Waleska Rosario abre tierra para sembrar el árbol mientras el profesor Ángelo Rivera y las estudiantes Amanda Brain y Mía López esperan para semabrarlo.

Un retollo del árbol de Lares fue sembrado en la escuela. Para el acto simbólico de unidad se usó tierra del barrio La Torre de Lares mezclada con la del barrio La Torre de Sabana Grande. Rivera considera el árbol sembrado "un nieto del de Bolívar".

Después del despliegue de la bandera de Puerto Rico, la siembra fue dirigida por el agrónomo sabaneño Javier Vázquez y ejecutada por las estudiantes Waleska Rosario, Amanda Brain y Mía López, quienes se perfilan como líderes-activistas comunitarios de la próxima generación de La Torre. También presente estaban el estudiante Ángel Rivera, las profesoras jubiladas -- y luego voluntarias -- Zenaida Candelario y Migdalia Candelario y otros miembros de la comunidad.

La escuela Roosevelt fue cerrada el 23 de octube y pasó a ser parte del inventario de edificios públicos del gobierno central. Rivera es parte de un grupo de ciudadanos que ha propuesto que el antiguo plantel sea transferido al gobierno municipal de Sabana Grande para convertirlo en un centro de capacitación y servicios comunitarios, sociales y deportivos para residentes de todas las edades de los siete barrios que conectan con el predio.

La siembra del árbol es simbólico de un nuevo comienzo para una comunidad luchadora.

"¿Porqué quitarle mérito al esfuerzo de esta gente de La Torre?", preguntó Rivea aludiendo a la tenaz lucha que el sector dio para tener una escuela modelo y luego perderla. "Entiendo que es algo muy importante ... independentistas, estadistas, no importa, ya es demostrado que esta es gente de tesón que puede desarrollar algo grande aquí y crecerlo como el árbol de Bolívar".

(1) http://adhilac.com.ar/?p=2384

INFORMACIÓN PERSONAL  •  MUESTRAS   •   RESUME
Personal information  •  Samples  •  Resume

© Wallice J. de la Vega 1995-2018
San Germán, Puerto Rico
wallice @ wallice . com  |  787 455 0875